The tree of life: Terrence Malick se pasa de happy

Terence Malick no es un director al uso. En sus escasos trabajos ha dejado claro que su principal preocupación no es la historia, sino las imágenes. Su cine es un cine de emociones, de sentimientos. No hay que buscar argumentos estructurados, puntos de giro ni finales lógicos. Esta forma de entender el cine ha ido creciendo a lo largo de su carrera. Su opera prima, Badlands, es la película con más guión; hay, por supuesto, imágenes cuidadísimas y una voz en off muy particular que será marca de la casa; aun así, es su trabajo más accesible. The tree of life es todo lo contrario.

El argumento es muy sencillo: un hombre de mediana edad (un Sean Penn que no sabe muy bien qué pinta ahí), exitoso en su trabajo pero profundamente infeliz recuerda su infancia en un pueblo de Estados Unidos en los años 50. Su pasado es casi arquetípico: casa en un suburbio, padre trabajador, severo y ultrarreligioso (un creíble Brad Pitt), madre sumisa y perro para jugar en el jardín. En manos de otro director hubiera funcionado como una película en contra de la educación estricta, un canto al pasado bucólico, una oda a la familia… Pero Terrence Malick no se ciñe a la historia. Ni mucho menos.

Una parte sustancial del metraje lo dedica a mostrar su visión del origen del universo, de la Tierra y de la vida. Desde el Bing Bang al meteorito que pudo acabar con los dinosaurios. Eso en el primer tercio de la película. En los últimos minutos asistimos a una especie de apocalipsis. De nuevo, su particular versión del fin del mundo. Imágenes bonitas, acompañadas de grandes obras de la música clásica. Secuencias agradables de ver pero vacías. Me recuerdan a aquellos documentales en 3D que se podía ver en Futuroscope o la Expo de Sevilla.

El principal problema de The tree of life es que son dos horas y cuarto de planos preciosos. Tanto que acaban por cansar. Para apreciar la salud uno debe estar enfermo de cuando en cuando. Sucede lo mismo con el arte. Si Malick hubiera mostrado planos sucios, quizá hubieran calado más los bellos. Es todo tan bonito que ni siquiera el comportamiento del padre -gritos, golpes, castigos, órdenes más propias del ejército que de una familia- suscita emoción.

En su anterior película, The New World, Malick bordeó esta fina línea. Había belleza en todos los planos de los indios, pero contrastaba con la suciedad, el barro, la sangre de los ingleses que profanaban esas tierras. En The tree of life ese contraste se ha perdido.

El jurado de la última edición de Cannes decidió otorgarle la Palma de Oro. No entiendo las razones. Es, a mi juicio, su peor película. quizá, como en otras ocasiones, premiaran una trayectoria.

PD: Jonás Trueba opina parecido

Etiquetado ,

2 thoughts on “The tree of life: Terrence Malick se pasa de happy

  1. [...] el shock que debió de producir en su estreno; quizá parecido al que este año ha producido The Tree of Life, la última obra de Terrence Malick. Ambas comparten ambición y temática (aunque considero muy [...]

  2. [...] el shock que debió de producir en su estreno; quizá parecido al que este año ha producido The Tree of Life, la última obra de Terrence Malick. Ambas comparten ambición y temática (aunque considero muy [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: