Elisa K: una apuesta diferente

Es poco habitual ver una película dirigida por dos personas. Más raro que sean hombre y mujer. Y más aún que cada director ruede una mitad de la película. Así sucede en Elisa K, una joya del cine español (¿o debería decir catalán? Mejor no me meto en berenjenales).

Judith Colell y Jordi Cadena han rodado una película pequeña pero contundente. 72 minutos, pocos personajes, escasas localizaciones y hondas emociones. No revelo nada si digo que en ella se narra la violación de una niña, Elisa, el olvido de este crimen y su recuerdo 14 años después.

Los primeros 30 minutos están rodados en blanco y negro, a un ritmo pausado, sin movimientos de cámara. Un narrador nos cuenta lo que ya vemos, lo que ya intuimos. Elisa y sus hermanos visitan a su padre en Barcelona; allí, un amigo de éste la violará. El director es demasiado elegante como para mostrarnos imágenes de esta atrocidad. No es necesario.

La segunda parte se sitúa en el presente. Elisa es universitaria, estudia en el extranjero y un día, bebiendo una taza de té, recuerda. Como Proust, pero en doloroso. Su desgarrada reacción es una de las escenas clave de la película.

La imagen es opuesta a la de la primera parte. Judith Colell elige colores realistas, una cámara nerviosa, y planos cortos y rápidos. Y hace muy bien porque es en este momento cuando realmente se rompe la estabilidad de Elisa. Cuando el espectador sufre con ella.

Elisa K, como otras películas más o menos independientes, pasó fugaz por las salas de cine. Pero gracias a Filmin podemos verla en nuestras casas en una calidad excepcional. Y, por supuesto, en versión original.

Anuncios

Un pensamiento en “Elisa K: una apuesta diferente

  1. narbona dice:

    No recuerdo haber pasado por tu blog. Lo he descubierto -o eso creo- por el tuit que sobre Elisa K has colgado hoy. Me encuentro no solo con un blog de cine, que me interesa muy especialmente, sino que cuando haces referencia en tu artículo sobre la película que destacas dices “Elisa K, como otras películas más o menos independientes, pasó fugaz por las salas de cine.” Lo dudo mucho. Es más que probable que por muchas salas NI TAN SIQUIERA SE ASOMÓ -pienso ( Esa es mi gran pelea permanente en lo tocante al cine.)
    Y terminas: “Pero gracias a Filmin podemos verla en nuestras casas en una calidad excepcional.” ¿Como? -me digo. ¿Existe eso por lo que vengo pregonando desde hace tanto tiempo ya? ¿Existe un sitio para ver on line EL CINE QUE NOS ESTÁ VEDADO A LOS QUE VIVIMOS EN LUGARES LEJOS DE LAS GRANDES URBES? ¿Se ha hecho realidad que la Red -por fin- permite soslayar a quienes deciden qué cine hemos de ver y cuando? Entro. Indago. Miro. Finalmente pongo en el buscador, dentro del catalogo que ofrecen, una película que he tenido ganas de ver pero que no hubo manera de hacerlo: “El cónsul de Sodoma”. Pues va a ser que no… y de nuevo mi gozo en un pozo.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: