Archivo de la etiqueta: Christan Bale

Flowers of War: redención entre las balas

Zhang Yimou es uno de los mejores directores de la actualidad. Sus películas son circulares, están muy bien contadas y tienen una férrea estructura; sus personajes resultan cercanos. Y tiene muy buena mano para elegir los planos.

En su último trabajo nos traslada a diciembre de 1937, momento álgido de la Segunda Guerra entre China y Japón. Nanking está a punto de caer a manos de los soldados nipones. Cuando lo haga, se desatará la barbarie. Se calcula que 300 mil civiles fueron asesinados en los días que siguieron a la rendición. Japón argumenta que es un dato falso, pura propaganda: humo muertos, pero todos militares. Tras la Segunda Guerra Mundial, el Tribunal Militar Internacional de Extremo Oriente condenó al comandante en jefe en Nanking por la muerte de 100 mil personas.

La película comienza con la huida de un puñado de niñas. Corren despavoridas, tratan de no morir a manos de las decenas de soldados japoneses que las persiguen. Un grupo de soldados chinos, los últimos de la ciudad, disparan a los invasores. Las niñas logran escapar; sólo 2 soldados chinos sobreviven.

En paralelo, un occidental sortea también las balas y las bombas. Quiere llegar a una iglesia para arreglar el cadáver de un sacerdote. Allí se encontrará con las niñas, pupilas del convento. Poco después, un grupo de prostitutas se refugiará también entre los muros de piedra. En principio, el occidental (Christian Bale) no quiere saber nada de las niñas ni de las prostitutas. Él no es chino ni japonés, está allí para hacer un trabajo y sólo quiere cobrar, beber mucho vino y olvidarse del mundo. La niñas rechazan la presencia de las prostitutas y éstas parecen vivir todavía en un burdel-burbuja. Al final, todos terminarán por cambiar su opinión sobre el resto y sobre sí mismos.

Zhang Yimou no inventa nada. Relatos de redención hay decenas. Un hombre egoísta se enfrenta a una situación que le supera; la reacción inicial es de rechazo, él no es un héroe, no puede ni salvarse a sí mismo. Pero algo le hace cambiar y, con su heroicidad, se perdona por los pecados cometidos. Zhang Yimou no inventa nada pero relata la historia de maravilla.

En 2 horas 20 nada aburridas conjuga soberbias escenas de guerra (atentos al francotirador), durísimas escenas de asesinatos y violaciones (que compiten con otra película sobre la masacre: Ciudad de vida y muerte), momentos de tranquilidad, diálogos de complicidad que arrancan una sonrisa y un final que renueva la esperanza en la humanidad.

Como en tantas películas de guerra -la más obvia, quizás, La lista de Schindler-, el director muestra que entre el silbido de las balas el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor. El miedo, la amenaza de la muerte y la ausencia de leyes son para muchos una oportunidad de liberar a la bestia que llevan dentro. Pero también el sufrimiento empuja a otros a dar lo mejor por unos desconocidos.

Curioso, lo de Zhang Yimou. Es un maestro en el género wuxia (La casa de las dagas voladoras), en las películas íntimas y realistas (El camino a casa) y domina como pocos la épica (Vivir).

Flowers of War no se ha estrenado en España y cuando lo haga, seguramente sólo podrá verse doblada; es una pena, porque hay un juego interesante entre los idiomas hablados por los personajes (inglés, chino y japonés). Por fortuna, hay recursos para disfrutar del buen cine desde casa. No se la pierdan.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: