Archivo de la etiqueta: Raúl Arévalo

Primos: brillante comedia ligera

Los diálogos de una buena comedia deben asemejarse a una partida de ping pong. un personaje dice algo y otro le replica; ésta réplica crea una contrarréplica; la operación se repite, cada vez a mayor velocidad; hasta que uno de los jugadores tira la pelota tan fuerte que el otro no la coge; y los espectadores aplauden y ríen.

Esto, que es tan difícil, lo logra Daniel Sánchez-Arévalo en su última película.

La ambición es la madre del fracaso. Primos tiene éxito porque no ambiciona nada. Es una comedia ligera, escrita quizá como los Cohen escribieron Barton Fink: para ejercitar la mano y echarse unas risas. Quien pretenda ver un nuevo Azuloscurocasinegro o una vuelta de tuerca de Gordos saldrá decepcionado. Primos da lo que ofrece: pasar un buen rato. Y, si medimos la calidad por la relación ambición/logro, es su mejor película.

El argumento es sencillo y universal. Un joven (Quim Gutiérrez) es plantado ante el altar y busca refugio en el pueblo de su infancia. Le acompañan sus dos primos: uno (Raúl Arévalo) es un viva-la-virgen que se niega a admitir que busca una pareja estable; el otro (Adrián Lastra) es una víctima del síndrome Munchausen por poderes (aunque en su caso la novia sustituye a la madre). En apenas dos días, los 3 arreglarán cuentas con su pasado y ayudarán a los que se quedaron en el pueblo (entre ellos Antonio de la Torre) a abrazar la vida.

Como en los grandes clásicos, los desequilibrios iniciales terminan por corregirse, los personajes se aceptan a sí mismos y se intuye un futuro relativamente feliz para todos. En el proceso nos hemos reido, y mucho. No como la risa congelada de Azuloscuro ni la sonrisa congelada de Gordos. No. La risa de Primos es na risa abierta, sana, alegre. No es Airbag, pero es una de las mejores comedias españolas de los últimos años.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: