Archivo de la etiqueta: Scorsese

No Direction Home: los maestros se juntan

Me gusta Bob Dylan. Mucho. También me gusta Martin Scorsese, aunque algo menos. Ambos son unos maestros en lo suyo, aunque sólo uno puede ser calificado de genio. Así pues, una película que aunase estos talentos tenía por fuerza que ser buena.

Y así es. No direction home es la última obra maestra del director. Después vendría el fallido remake que es The Departed y el engaño de Shutter Island. Es en este certero retrato de un hombre y una época donde Martin Scorsese logra su mejor trabajo en años (hay que remontarse a Casino para encontrar magia en su filmografía).

A esto ayuda, por suupuesto, el ingente material de archivo con el que cuenta, las entrevistas a cantantes y personajes de la industrial musical y las declaraciones en primer plano de un Bob Dylan más accesible que nunca. Casi parece que el bardo quisiera hacer recunto de su vida y no hablara ante una cámara sino desde un diván. Además, nota importante, vocaliza; si articulara así en los conciertos, sus filies seríamos más y más felices.

Martin Scorsese cuenta en 4 horas de película los primeros 25 años de vida de Bob Dylan. Las primeras imágenes nos levan hasta su pueblo natal y terminan en una gira por Europa, en la que Bob Dylan repite una y otra vez que quiere irse a casa. Es lo que hará tras su accidente de moto: escribirá rodeado de los suyos y no subirá a los escenarios durante 4 años, casi el mismo tiempo que ha pasado desde que empezó a ser alguien.

Entre estos dos tiempos, vemos la evolución del chico tímido que se va a Nueva York a probar fortuna al artista hecho y derecho que responde con burlas a las estúpidas preguntas de los periodistas.

Los primeros conciertos, las primeras grabaciones… Todo está allí, en blanco y negro. Imágenes que perfilan el ascenso de un genio y la transformación de un país. Las luchas sindicales, las batallas por los derechos civiles, Martin Luther King, Vietnam, JF Kennedy… Un curso abreviado de historia de los Estados Unidos.

Las palabras de la cantante y antigua novia Joan Baez, del poeta Allen Ginsberg o del trovador Pete Seeger trufan este fresco.

Mención aparte requiere la música. Son dcenas de interpretaciones nunca escuchadas; después, Columbia las juntaría y editaría el séptimo volumen de sus bootlegs series. Una joya.

La cinta termina con la controversia sobre su paso de la guitarra acústica a la eléctrica, una traición a juicio de muchos de sus seguidores. Antes de fundir a negro, Scorsese nos lleva hasta el mítico concierto en el que Dylan fue tachado de “Judas”. Su respuesta es bien conocida “Tocad fuerte, joder!”.

Y en eso está.

Etiquetado ,
A %d blogueros les gusta esto: