Archivo de la etiqueta: Sidney Lumet

Sidney Lumet, el perfecto artesano

No todos los directores de cine son autores, no todos aspiran a ser Godard o Almodóvar. Hay muchos que sólo aspiran a hacer lo que se les da bien. Artesanos, se les llama. Personas que ejercen un oficio con dignidad y talento, que no aspiran a cambiar el rumbo del cine ni crear un mundo propio.

Hoy ha muerto uno de los mejores de estos artesanos. Y, por eso mismo, uno de los mejores directores de cine.

Sydney Lumet empezó en el oficio con fuerza. Dirigió 12 hombres sin piedad, una de las mejores películas “de juicios”. Ganó un premio en Berlín y lo nominaron por primera vez en los Oscar. Nunca ganaría el galardón por mejor director. Recibiría uno honorífico, quizá en compensación por tantos años de injusticia.

De su extensa filmografía, sólo he podido ver 7 películas. Dos de las mejores, a mi juicio, son Network y Veredicto final.

La primera es una crítica mordaz al mundo de la televisión. En su escena más memorable, el protagonista, presentador un programa, induce a los telespectadores a apagar la televisión, salir a la ventana y gritar que están hartos, que no van a aguantar más. (Aaron Sorkin copiaría esta escena en el inicio de Studio 60). Lamentablemente, no le hicimos caso y los ciudadanos tenemos que aguantar cada vez más.

Veredicto final es lo que sucede cuando se juntan 3 joyas: Paul Newman, David Mamet y el propio Lumet. Lo que podía ser una simple película de tribunales se convierte en un trabajo sobre el perdón, la posibilidad de redención y la vuelta de los infiernos. Imprescindible.

El último trabajo de Sydney Lumet no es tan brillante como éstos que acabo de nombrar; pero si serepara en que lo dirigió a los 80 años, se concluye que estamos ate una fuerza de la naturaleza. Antes de que el diablo sepa que has muerto es un complejo thriller que tiene como protagonistas (todos víctimas y verdugos al mismo tiempo) a los miembros de una misma familia. Infidelidades, drogas, robo, asesinato, dolor, traición… Todo esto interpretado por dos monstruos de la pantalla: Peter Finch y Philip Seymour Hoffman.

Lumet también tuvo tiempo y ganas de escribir un libro sobre su modo de trabajar. Así se hacen las películas no es una sucesión de dogmas o grandes ideas sobre el cine; al contrario, desmenuza punto por punto todos los elementos necesarios para construir una película. Guión, actores, decorados montaje, iluminación… Habla de todos las personas con respeto y espíritu de equipo. Al terminarlo, el lector comprende que es así como Lumet veía el cine. No sólo como una expresión artística, sino como un trabajo de equipo en el que el director es uno más.

Frete a tanto directo con ínfulas, Lumet era un señor con los pies en la tierra y el talento en las nubes. Echaremos de menos su siguiente película.

Etiquetado , , ,
A %d blogueros les gusta esto: